Fray Tormenta; El Padre que lucha por la juventud





En su pequeña y humilde oficina de una Iglesia  en el municipio de Texcoco, el sacerdote Sergio Gutiérrez  ‘Fray Tormenta’ espera con la solemne parsimonia que el propio tiempo se encarga de otorgarle a las personas cuando alcanzan cierta edad.A las cinco de la tarde recibirá a una pareja de novios que pretenden casarse y recibir de su voz, las enseñanzas necesarias para consumar su amor ante Dios; en la antesala de su estancia, aguardan ansiosas otras personas para pedirle que acuda a bendecir su local de antojitos, mientras que unos más esperan su turno para solicitarle que oficie la misa de bautizo de su hijo.



Suena el teléfono, es una abnegada madre de familia que pretende que el padre celebre la primera comunión de su vástago. Su agenda, lamenta, está repleta al menos hasta las tres semanas siguientes.

A pesar de su avanzada edad, el padre Sergio acepta que el ritmo de vida que ha llevado desde hace al menos 41 años no puede ser pausado, pues sabe, al igual que las personas que lo rodean, que Fray Tormenta, el sacerdote que también fue luchador profesional, tiene que seguir dando batalla.




Como ya es costumbre, el clérigo que ha alcanzado fama mundial por ser el protagonista de una historia que combina las sotanas, estolas, agua bendita y las albas con las máscaras brillantes, cuadriláteros encordados y las llaves de rendición, batalla en su memoria para relatar sus inicios y las razones que lo llevaron a transitar el camino que empezó a recorrer en 1975.

“Yo fui un drogadicto, hubo un tiempo de mi vida en el que me dedicaba a robar, era en forma un vagho sin oficio ni beneficio, probé de todo; me metí mota, coca, ácidos. No le hice a la piedra nomás porque en mis tiempos no era muy conocida”, recuerda Fray Tormenta, quien se hizo acreedor a la presea “Ciudadano Distinguido”por parte del Ayuntamiento de Texcoco hace casi año y medio y que conmemora su faceta como sacedote católico desde hace casi 40 años; “No sé qué es ni por qué me dan esa medalla, yo lo único que hago es lo que me toca. Más que nada mi papel como sacerdote es concientizar a la gente de que debemos ayudarnos entre nosotros, bien dicen por ahí, la solución la tenemos todos”, dijo.

Agrega que para él ese tipo de premios son secundarios, pues el mejor reconocimiento y premio es la confianza de la gente que lo rodea y se acerca a pedirle ayuda.

El presbítero, ensimismado en diferentes anécdotas y percepciones particulares sobre su propia historia, relata con entusiasmo una de sus diferentes versiones, la más alucinante de ellas, sobre la razón que lo impulsó a transitar su vida tomado de la mano de Dios y la Iglesia.




“En una ocasión después de darme un jalón de perico llegué a una misa. En la Iglesia y en pleno viaje de la droga, tuve una especie de visión en la que me veía como clérigo; entendí que lo que ví fue un mensaje de Dios para alejarme de los vicios, desintoxicarme por completo y entonces formarme como sacerdote”.

En los casi 40 años que fungió como luchador profesional y por labor social, recuerda que a sus albergues han entrado miles de niños y jóvenes con serios problemas de drogadicción, pero de ellos, destaca con obligado orgullo, “han salido tres médicos, 16 maestros, dos contadores, nueve abpgados, veinte técnicos en computación, sacedotes y obviamente un sinfin de luchadpres profesionales.

Fray Tormenta reconoce que Texcoco y el mundo han cambiado mucho desde que empezó su carrera que logró saletar enre los encordados y los púlpitos, lo que obliga a recomendar a los jóvenes un proverbio clásico; “mente sana en cuerpo sano”, pues el estudio siempre tiene que ir de la mano con el deporte.




Finalmente, el sacerdote acepta que los dondes de Dios son perecederos, por lo cual admite que sólo habrá Fray Tormenta hasta que su fuerza le responda, aunque también esta consciente de que es por la misma gente y sus necesidades, que sigue haciendo su lucha, reconociéndo que “sin ella, Tormenta no sería quien es”.

Información: Raúl Díaz y Augusto Cortés

 

5 pensamientos en “Fray Tormenta; El Padre que lucha por la juventud”

  1. Hola buenas noches en q iglesia puedo encontrar al padre Sergio Gutierrez Benitez tengo algunos problemas similares por los q el paso y que mejor q el para ayudarme. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *